+34 924 52 40 01      sanjosevillafranca@fundacionloyola.es
 +34 924 52 40 01      sanjosevillafranca@fundacionloyola.es

Compañía de Jesús

Qué hacemos

«Los jesuitas buscamos con ahínco remar al servicio de la Iglesia y hacerlo incluso con el viento en contra»

Papa Francisco (jesuita) – Iglesia del Gesù de Roma en 2014

 

El trabajo de los jesuitas se despliega en ámbitos muy diversos. San Ignacio de Loyola quiso que estuviéramos siempre preparados para realizar cualquier tarea o ser enviados a cualquier sitio donde fuéramos requeridos. Y ya desde sus inicios, la actividad de la Compañía se fue diversificando hacia diferentes campos según los retos y problemas de cada lugar y de cada generación.

Es por este motivo que hoy nos encontramos a los jesuitas dedicados a tareas que abarcan desde la educación, la atención al mundo de la marginación, el acompañamiento espiritual, hasta la investigación científica, la reflexión teológica… y tantos otros campos. Sin embargo, caracteriza a todas sus actividades la promoción de la justicia y el diálogo con la cultura, en la línea que definió la Compañía de Jesús en su Congregación General 32 del año 1974 y que reiteró la Congregación General 34 de 1995: «No puede haber servicio de la fe sin promover la justicia, entrar en las culturas, abrirse a otras experiencias religiosas» (Decreto 1,19).

Educación

«Formar hombres y mujeres para los demás, responsables de sí mismos y del mundo que les rodea y comprometidos en la tarea de su transformación hacia una sociedad fraterna y justa»

 

 

La educación en los centros jesuitas se basa en la acogida y acompañamiento de las personas con el propósito de que adquieran los aprendizajes adecuados para llegar a ser: CONSCIENTES, de sí mismos y del mundo en el que viven, COMPETENTES, para afrontar los problemas técnicos, sociales y humanos de la sociedad, COMPROMETIDOS con la construcción de un mundo más justo, COMPASIVOS, y abiertos al sentido de la existencia de Dios.

Hombres y mujeres que buscan el “mayor bien” en la realización del compromiso de la fe y la justicia, para mejorar la calidad de vida de los hombres, especialmente de los más pobres.

La educación jesuita, con más de cuatro siglos y medio de experiencia, se basa en la Pedagogía Ignaciana cuya clave es enseñar a pensar y enseñar a aprender. Se plasma en sus colegios y universidades.

Colegios abiertos

«Nuestros centros quieren ofrecer a la sociedad una clara inspiración cristiana y un modelo de educación liberadora y humana»

 

 

Nuestros colegios desean conjugar la innovación pedagógica con la experiencia centenaria de la pedagogía ignaciana, que sugiere una multitud de caminos para que los educadores acompañen a sus alumnos en el aprendizaje y la madurez, enfrentándoles con la verdad y el sentido de la vida. Los jesuitas tenemos en nuestro país 68 centros educativos donde estudian 75.000 alumnos/as presenciales.

En 22 de ellos se ofrece una formación profesional de calidad. Además, 100.000 alumnos/as son educados on line a través de Radio ECCA. Los colegios jesuitas buscan ser centros abiertos, participativos y lugares de diálogo Su impronta se extiende a través de sus miles de antiguos alumnos/as.